sábado, 20 de febrero de 2010

Historias de la banca (UNO)



Hoy he vuelto a tener un sueño que se me repite de vez en cuando (¿sueños recurrentes le llaman?). Estoy en el primer pueblo que me destinaron cuando era bancaria y llego con mi maleta y no encuentro nunca la calle donde estaba mi piso. Busco, busco y busco y no la encuentro. Subo las pendientes de sus calles, bajo las pendientes de esas mismas calles, llego a la plaza y están todos fino va y fino viene, me pierdo en una calle que no tiene salida y ahí me despierto.

No es que estuviera mal en ese pueblo (interior de la provincia de Jaén), de hecho, nunca he encontrado una gente que se desviva tanto por la primera desconocida que llega con una maleta sin saber a dónde ir.

Insisto, no es que estuviera mal, pero tenía 20 años, acababa de terminar la carrera y me creía que era el ombligo del mundo. Lo cual es un óbice bastante importante para empezar una nueva vida en un pueblillo de Jaén, en un trabajo que no te gusta y sin haber hecho en la vida nada más que estudiar, divertirme, solucionar los "problemas" con ayuda siempre de mis padres y enamorarme y desenamorarme como quien se cambia de calcetines.

Pasé frío, hambre, penurias con las bombonas de butano cuando se me gastaban (no sabía que el puto gas se terminaba), pero lo que nunca viví en ese pueblo fueron desilusiones personales. Todo el mundo que allí conocí me abrió las puertas de su casa, de sus pandillas, de sus negocios, de sus bares, de sus fiestas y en casi un año que viví allí, llegué a ser una más de ellos.

Odiaba mi trabajo y a los dos neanderthales que eran mis jefes, comenzó el final de mi relación con el que había sido el amor de mi vida, mis botas preferidas se me llenaron de moho en el armario del cacho humedad que había en esa casa. Pero aprendí a creer en la gente que lo da todo sin recibir nada a cambio.

Es una pena, que cuando pasan los años y el espolón se te vuelve más duro (y las hostias también) vayamos con el pie echado a todos sitios y veamos antes la parte mala que la buena de las personas.

Ese pueblo se llamaba Porcuna. Y después aterricé en Torredelcampo. Pero ese es otro episodio, que no canssssssssso más.

Las veces que bailaría esto en el UNICO bar del pueblo...

20 comentarios:

Nebroa dijo...

Soy de las que cree que los sueños son pelis de esas en las que tú eres el director, que pones los protagonistas que quieres, las escenas que escoger, todo está compuesto por ti. Ahora bien, también soy de las que piensan que esa parte de ti que crea la peli puede ayudarte a montar esta otra, la real. Pero para saber qué quiere decirte, tienes que preguntarte y explicarte, como si fueses de otro planeta, por cada una de las cosas que aparecen... En este caso, sería así, imagina que soy extraterrestre y tienes que explicarme: qué es un pueblo para ti? qué es un banco? qué es una maleta para ti? qué es una calle? Así, poco a poco, mientras desgranas los significados de cada una de esas cosas, sueles encontrar la relación entre eso y tu vida 'real' actual...
Tu tas enterao de algo!? jaja

Verónica dijo...

¡Madre mía! Después del comentario de Nebroa una tiene la sensación de que pa qué va a decir ná, si ella ya lo ha dicho tó.

Esto ..... pos eso, que mejor dejo de teclear y te dejo un beso por aquí, para cuando tengas una pesadilla.

cactus girl dijo...

NEBROA, nena, que te faltaba la mitad del post...no sé qué coño ha pasado que se me ha publicado a medias...

Pero sí, si me he enterado de lo que has dicho. Ahí se quedan los recuerdos en la cabeza y después salen, intentando decirte algo o,recordándote quién eres...vete tú a saber!!!

Un beso tesoraco!

VERÓNICA, jamía, lo mismo digo, que se había quedado el post a medias...Léelo otra vez y cuentame cositas, que siempre me gusta leerte.

Un besete sin pesadillas

Verónica dijo...

Jejejejeje ... vale, ahora sí me atrevo, si Nebroa me lo permite, claro.

Nos pasamos la vida escuchando eso de es que tu eres demasiado confiada, es que un día te va a pasar algo, es que no puedes darle la mano así a un desconocido ... y, al final, claro, nos convencen.

Pero existen otras formas y otras maneras, existen otros lugares que .... En el pueblo de mi madre, que es asturiana, tú ibas paseando por ahí, la gente te miraba, te preguntaba aquello de ¿y tú de quién eres? y, ea, pá dentro.

En otro pueblín de Asturias a donde me escapé una semana huyendo de un lío amoroso, tras verme dos días seguidos pateandome la plaza, dos ancianitas me preguntaron si era conocida de alguien, al contestarlas que no, se pusieron a hablar conmigo, a preguntarme dónde comía, cuánto tiempo iba a quedarme .... Se me hizo la tarde muy corta y tuve dos amigas para el resto de la semana.

El género humano es bueno, por naturaleza. Somos los humanos los que destrozamos la ecuación.

Fiebre dijo...

Jamía yo os leo y me pregunto si me "falta un hervor", o alguna neurona.
O eso de que "soy rubia" lo llevo muy a gala.

Yo sigo llegando a los sitios, cualesquiera y fundiéndome con el ambiente, disfrutando y confiando. Lo único que ha cambiado es que con la edad si me ´aostian´no me duele. Lo doy por hecho.

Bueno en general, menos con los hombres que me gustan...Con eso sigo manteniendo un escepticismo nato.
Siempre creo que me van a salir rana y me van a hacer daño, cuando en realidad si soy correspondida, el sapo soy yo que en x tiempo me desenamoro y salgo huyendo.
Pero mientras, si me conquistan en buena ley... me quedo y me entrego.

No sé, yo veo la vida y la gente más buena que petarda en términos generales.

Lourdes dijo...

Bueno, yo siempre he visto que en los pueblecitos la gente es más cercana en ese sentido. A ver, que luego hay de todo, no? Pero en general, la gente es muy apañaílla.
Yo es que, vaya donde vaya, tengo que terminar conociendo a todo el mundo. No lo puedo evitar... Será que no tengo ni pizca de vergüenza, claro.
jeje


Besosssss!!!!

Lakacerola dijo...

No creo demasiado en el significado de los sueños, me parece que son pequeñas cosas que nos ha pasado durante el día y se queda en el subconsciente para recordarlo en sueños y construir una historia a partir de ahí.
Escéptica que es una.
Un abrazo.

cactus girl dijo...

Chicas, aunque ahora, con 35 años (mu bien llevaos!!!!), vaya más con las uñas fuera...Siempre he sido y será de las que primero espero y luego desespero. Me explico: Cuando una es de una manera, por más palazos que le den y por más cornás que te lleves,si eres de las que se fia, de las que confía, de las que no recela, eres así siempre..

Y yo me considero dentro de ese grupo. Pero bien es verdad que, ahora, por lo menos, cuando me dan un palo, cuanto menos puedo decir eso de "me lo esperaba"..

No sé si me he explicado o todavía me he liado más aún..

Por cierto, LAKACEROLA, yo a los sueños no le doy muchas vueltas. A veces me hace gracia los líos que me monto, pero nada más que eso. Si le buscamos una explicación a cada sueño, llegaríamos tarde a trabajar todos los días y terminaríamos locos!

Un beso muy grande a todas

Os quierooooooo!!

Mo dijo...

Es cierto que "el ser confiada" o el pensar que "tol mundo es güeno" te lo quitan a hostia limpia. Pero a la cuarta hostia aprendes, sobre todo aprendes a nadar y a guardar la ropa, aunque eso no quita que recibas un hostiazo de vez en cuando pero al menos duele mucho menos que los primeros.

Besos wapa!!!!

cactus girl dijo...

MO, eso es lo que quería decir en mi comentario anterior. Que lo has resumido muy ricamente..

Un beso y buen finde guapa!

Bérnicus dijo...

Nostalgias, de eso voy a meterme yo una buena dosis ya mismo, con mis viejos compis de la Facultad.

Las primeras experiencias, las primeras desilusiones... Uff no puedo comentar eso ahora, tal vez mañana, ya pasada la cena.

En fin, te mando un abrazo, por si te hiciera falta (nunca se sabe)

Babilonio dijo...

Los pueblos pequeño de Jaen es lo que tienen, dígamelo a mi.
La gente no es buena, ni mala, lo que no quiere devir que ho haya que tener cuidado, pero si ese cuidado no te deja relacionarte, entonces hay algo que no funciona.
Yo debería ser mas malo y mas desconfiado, por experiencia, pero llevar el colmillo fuera a todas horas no es vivir, asi que prefiero llevarlo envainado.

En cuanto a los sueños, me dan muchas sorpresas, ya lo contaré.

Un beso.

Aida dijo...

A mí me gustan los pueblos pequeños, asumo su parte mala, que como bien dices, también la tienen. Es lógico que con el paso del tiempo vayamos viendo las cosas, y a las personas, de diferente modo. Aunque siempre estamos a tiempo de llevarnos una grata sorpresa :)
Un beso!

cactus girl dijo...

BÉRNICUS, espero ansiosa entrada sobre esa cena...Y me quedo con el abrazo también!!!

BABILIA, no, es cierto que no es vivir estar todo el día a la defensiva...pero como método de protección ayuda algunas veces...
Ya espero su próximo post...el de los sueños, digo: sorpréndame!

AIDA: también me las sigo llevando. Gracias a Dios, las sorpresas buenas también me las llevo de vez en cuando..

Un beso a los tres

LA VANE dijo...

Bueno, nena pues yo Porcuna no la conozco pero Torredelcampo si porque me dijeron que tenia un mercadillo fantastico y alli que me fui (tooooooooooodo el mundo poniendome verde por consumista, jajaja). El pueblo era como todos los pueblos pequeños pero la gente era superapañada, le preguntabas a alguien por una calle y te acompañaba para que no te perdieras pero es que de camino te sacaban conversacion. Era como los pueblos de las peliculas americanas en que todo el mundo se conoce.

cactus girl dijo...

VANE, sí, llevas razón...Y yo no me quedé a vivir allí por los problemas en encontrar piso que tuve...Pero en el banco, con mis compañeros y con la gente que por allí pasaba estuve en la gloria bendita...

Además, si te veían un poco demacrada, te llevaban un tuper con un caldo o con croquetas...te lo juro..

Un besete

Pele Ón dijo...

Hay técnicas para continuar ese sueño, y descubir la parte más importante. Pero si no te preocupa, y convives amigablemente con los problemas, tampoco lo hagas, porque detrás de esa calle, siempre hay otras muchas.
bss y suerte

cactus girl dijo...

PELE ÓN, no te preocupes, que no busco más allá de los sueños..No vaya a ser que me toque ir a terapia ya de por vida..

Los sueños, sueños son..que diría Calderón..

Un besaco

* Ana * dijo...

Yo he vivido 23 años en Madrid, en el puñetero centro. Y cuando me casé nos fuimos a vivir a un pueblito tan felices. Eso de llegar a un bar y que te conozcan no tiene precio.

cactus girl dijo...

ANA, lo primero de todo, bienvenida...Y luego decirte que el centro de Madrid está genial para un fin de semana, peeeeeeeero vivir y conducir y trabajar....uffff...me moriría de agobio, por Dios...

Un besete

Si el equilibrio me espera un poco más...quizá llegue a tiempo de alcanzarlo...