lunes, 14 de julio de 2008

50 razones para "estar"


1. Amar
2. Hacer el amor
3. Sentirse querido, cada día… Imprescindible.
4. Encontrarse a uno mismo. Hay una verdadera razón para todo lo que hacemos, razón de peso que nos empeñamos en enmascarar intentando dar gusto a todo el mundo. Descubrirse es liberador y gratificante.
5. Mi familia. Mi madre, mis hermanos y mis sobrinos. Me necesitan. Los quiero. Me quieren. Los necesito. (Aunque no lo parezca).
6. Ser maestra. Una de las cosas que más me ha costado conseguir y una de las cosas que más me llena la vida. Da sentido a mi vida.
7. Escuchar música miles de veces durante la vida. Sentir todo lo que te transmite una canción. Toda los momentos de nuestra vida tienen una banda sonora. Hasta los que queremos olvidar.
8. Escuchar una canción y que te de fuerzas y te ponga las pilas para comerte el mundo. Como esta que he oído esta mañana en la radio: “Hoy puede ser un gran día, plantéatelo así. Aprovecharlo o que pase de largo depende en parte de ti… … No dosifiques los placeres, si puedes derróchalos. Si la rutina te aplasta dile que ya basta de mediocridad… …. Hoy puede ser un gran día, imposible de recuperar. Un ejemplar único, no lo dejes escapar. Que todo cuanto te rodea lo han puesto para ti. No lo mires desde la ventana y siéntate al festín. Pelea por lo que quieres y no desesperes si algo no anda bien. Hoy puede ser un gran día… y mañana también.
9. Y un día… tomarte un vino con él sin esperarlo.
10. Reír, reír sin parar, a carcajadas. Hasta que se te salten las lágrimas.
11. Hacer reír a un amigo/a que esté triste. Y si consigues sacarle una carcajada, aún mejor.
12. Llorar… Llorar cuando haga falta, lo que haga falta. Lo necesario para sentir lo que haya que sentir… para luego poder volver a sonreír. (Y no soy mucho de llorar...pero coño!, qué bien sienta).
13. Sentir… Sentirse vivo. No sentir que se nos pasa la vida dormidos.
14. Ver la magia y la inocencia en la mirada de los niños. Esa mirada inquisitiva de querer abarcarlo todo, de querer aprender sin parar, de inmensa alegría e ilusión en todo lo que hacen. Ojalá aprendiéramos todo eso de ellos.
15. Pensar que la vida no se termina… hasta que se termina… y que hay tanto por hacer, por disfrutar hasta que llegue ese día...
16. Leer... Disfrutar leyendo un buen libro... o dos... o doscientos… o dos mil.
17. Pasear descalzo por una playa eterna...
18. Disfrutar de la intimidad… Recrearse. Por las noches, susurrar cerca de su oído todo aquello que durante el día no le has podido decir. Disfrutar de esos momentos de intimidad juntos. Hablarle tan cerca y tan bajito que nadie se entere. Eso no se paga con nada. Ya me arrepiento del tiempo que estoy perdiendo.
19. Bailar…
20. Sentir algo tan intenso (una canción, una escena de una película) que se te ponga la piel de gallina…
21. Valorar cada día toda la educación que recibiste y todas las horas que dedicaron tus padres a ti (y que dedican). Que no haya sido en balde.
22. Pensar que algún día seré madre.
23. Vivir ligero de "equipaje".
24. Quererte más que a nadie en el mundo. Lo necesitarás para querer a otros.
25. Aprender a cocinar. Y a reunir alrededor de mi mesa a la gente que me completa. Y que me hace reir. Aunque no les guste lo que cocino.
26. Aprender algo cada día. Aprender de todos, de todo. Mejorar.
27. Aprender a saber perder.
28. Disfrutar de los éxitos y, más importante, aprender de los fracasos.
29. Saber perdonar. Voy aprendiendo. Es otro "lastre" que me he quitado.
30. Volver a ver esa película que tanto te emociona. Y compartirla con alguien.
31. Emborracharte alguna vez, siempre en buena compañía.
32. Ser feliz siendo tú mismo y no otro que los demás quieran que seas. Imprescindible. Esto cuesta, pero con la edad lo voy superando.
33. Sentirte tranquilo contigo mismo cada día que pasa. Esto sólo es posible diciendo siempre lo que sientes, lo que piensas, sea o no del agrado de los que te escuchan. La sinceridad proporciona tranquilidad interior, otra razón para vivir a gusto cada día.
34. Sentirse, cada día más joven por dentro. Pero añadiendo a esta “juventud mental” la experiencia de la vida que pasa, ese marco de referencia de nuestra propia existencia que nos enriquece cada día que vivimos. Somos “de mayor” más conscientes de nuestra juventud, (como una forma de vivir, de vivir con ilusión) que el joven en años que, sin perspectiva de la vida, casi ni se entera de que es “joven”.
35. Recibir en tu móvil ese mensaje o esa llamada que, por algún motivo, te reconforta.
36. Una tormenta cuando estás en casa. O por la calle. Me da igual. Me encantan la lluvia y las tormentas.
37. Conducir con música y aprovechar ese tiempo para pensar y viajar mentalmente.
38. Saborear un buen vino y una buena comida con gente que te quiere.
39. Poder fotografiar momentos increíbles. Guardar ese instante, esa imagen, ese segundo, para siempre. Poder volverla a ver una y mil veces. Recordar… qué bello fue ese momento… y yo estuve allí!! Y lo que me reí!!!!
40. Saber que él me quiere, con sólo ver cómo me mira cada día.
41. Poder decir gracias a alguien que te ha ayudado. El agradecer la ayuda, siempre alegra al que la da.
42. Enamorarte... Cada día.
43. Recordar, en los momentos más duros, que Dios aprieta pero no ahoga (aunque a veces apriete muuuuuucho)
44. Saber que no hay nada imposible, salvo la muerte. Pensar en la reversibilidad de las cosas, por muy mala pinta que tengan. Todo puede cambiar a mejor.
45. Pensar que la vida da mil vueltas... Si estás en las vueltas buenas, disfrútalas e intenta no perder esa buena racha. Si estás en las malas, saber que tienes otras 999 vueltas distintas y que muchas de esas serán buenas.
46. Evitar, en la medida de lo posible, la mediocridad. Hacer las cosas bien, grandes o pequeñas, pero hacerlas bien. Poner ilusión en todo lo que haces, incluidas las cosas más pequeñas.
47. Valorar los pequeños detalles de cada día. Sin tanto pensar ni tanto planear.
48. Pensar que todas las cosas buenas que hagas en esta vida podrán tener repercusión en un futuro. Y en la gente que te rodea.
49. Tener la suerte de haber nacido....



La última os dejo que la pongáis vosotros...





7 comentarios:

a n a dijo...

50.- SÍMPLEMENTE QUE TÚ EXISTAS, QUE SEAS Y QUE ESTÉS!!!!

gracias!!!!

;->

Fiebre dijo...

Ole, ole y ole...y al que no diga ole... que se le seque la hierbabuena!!

Que conste en acta: Me he quedado sobre el 23, (y demasiao), porque estaba rendida de cansancio..pero como te conozco..me he ido al link:

Aparte que me has jodido (tal cual, p´a qué poner parches?) mi ultima entrada...Telepatía es poco...pos eso, niña.

Bendita tu eres etc, etc...
Antonio Vega es un mago de los sentimientos.

cactus girl dijo...

De nada, hermana...

Fiebre, hermosa, pero no te enfadesssss...que te he jodido tu entradaaaaa????????? Pooooorrrrrrrr?????????????

Fiebre dijo...

Uf, jamía, no me enfado en absoluto.
Al revés, cada flipo más con "las dos hermanas" (c´a una de su padre y de su madre..juas), y los buenos ratos que me dais.
Te cuento. Tenía ese mismo link, de ese mismo video,copiado y listo para meterlo en mi blog con un texto dedicado a alguien.Lo estaba "masticando" (el texto) por ser demasiado personal.
Y cuando he leido tus razones, me has "jodido" la entrada, porque has superado, y con creces lo que a mi me hubiera gustado leer acompañando a Antonio Vega.
Besos ñoños.

cactus girl dijo...

Ay, tesoro....Gracias por tus besos ñoños...

Y escribe tu entrada, y que la lea todo el mundo.

Aunque sea muy personal.

Besos echaospalante

Fiebre dijo...

50.- Dejar a los que te rodean y te importan libertad absoluta.De acción o de omisión.
Es la única manera de que vuelvan a ti libres de cargas.

mari dijo...

50. me he quedado loca.

Hasta mañanita mona

Si el equilibrio me espera un poco más...quizá llegue a tiempo de alcanzarlo...