sábado, 10 de octubre de 2009

A falta de noticias, buenas son las conclusiones



Una de las cosas que más me preocupa últimamente es dejar de disfrutar de la vida. Me gusta bastante la rutina y su "inquietante" tranquilidad, pero cuando se pone pesada, espero ansiosa situaciones nuevas, planes por venir, secretos por contar... Aunque soy perfectamente consciente de que la mayoría de los nuevos planes los asesino yo misma por no querer dejar de lado "lo que estoy acostumbrada a hacer".



Dicho así parece un jeroglífico de narices que no sé si se llegará a entender del todo, pero yo me entiendo y eso es lo que cuenta.



Mi declive no ha sido tan momentáneo como parecía en un primer momento, pero desde que aprendí a luchar con mi propio fantasma al final siempre le consigo ganar.



Esta semana ha sido larga, reconcentrá y eterna y siempre queriendo aprovechar el tiempo al máximo. Y reafirmándome en la idea que hace un rato largo me ronda por la cabeza: los problemas como las alegrías, no merecen ser contados a todo el mundo. Solamente a los que tienen algo que aportar y, sobre todo, a los que no se van a alegrar...con tus problemas, por supuesto...



Miro hacia atrás y veo mucha hipocresía a mi alrededor. Y, lo que es peor, estoy aprendiendo a serlo yo también.






16 comentarios:

Fiebre dijo...

Pues desaprende.

Aunque no te veo yo hipócrita en absoluto jamía.

Quizá a lo que tú llames hipocresía sea el haber aprendido a no mirar dos veces lo que no te gusta, pasar de ello y mostrar al mundo una sonrisa de no-me-he-enterado-porquenomedalagana.
Eso es un ejercicio de madurez.

Besos de ´vueltaacasa me siento en Ya llego, ya llego... como en la propia´.

Bruni, Carla, ¡¡of course!! dijo...

¿Ves como si he vuelto???

Oye... dudo mucho que seas hipócrita a no ser que a eso añadas que para ponerlo en práctica te cueste un gran esfuerzo y aun así no estás convencida de haberlo conseguido.

No se qué problemas son esos, formatéate y sabrás qué hacer.
No te voy a decir que cuentes conmigo porque no lo vas a hacer, jajaj, pero bueno, que aquí me tienes

Si estás así no te pidas demasiado, así no tendrás que engañarte.

UN BESAZOOOOOOOOOOOOO

Vente palicante y te envio a Galicia en avión, yo quiero ver a la Nena Buena

cactus girl dijo...

FIEBRE, pues no lo había mirado así realmente...y tiene su aquél. A lo mejor a lo que yo llamo hipocresía es solamente "a mi plim"...

Siempre es bueno ver otro enfoque. Ahora ya me siento mejor. La idea de haberme vuelto hipócrita no me gustaba nada en absoluto.

Muchos beso coraçao..

cactus girl dijo...

BRUNI, ¿y cómo ha llegado usted a la conclusión de que no cuento con vos?? Con la "familia" que tenemos montada aquí y que tanto nos aportamos..como para no contar con la gente!!!!

Vamos, por lo menos yo...

Y lo de Galicia es una tentación...pero ojo qué lejos me pilla, coño!!!

Un beso torera

MARIETA dijo...

Pues mira tampoco está mal ser un poco hipócrita a veces (ya sabes todo me va GENIAL jijiji jajaja aunque no siempre es verdad....)
Y eso.
Me odias?? JA JA JA
Es que estuvo GENIAL y va a seguir coleando el conciestAZO durant euna temporada, si tienes ocasión no te lo pierdas y ponte cerquita que es pa' disfrutarlo.
(Aún me dura la tontería desde el jueves noche)
Saludiños

MARIETA dijo...

Bruniiiiiiiiiiiiiii!!!!

cactus girl dijo...

Yo lo vi hace unos años en Madrid en el Palacio de Congresos cuando presentó Tinta Roja...Pero tengo ganas de verlo Calamaro Calamaro, no tan tanguero..

MARIETA, MARIETA, te sigo odiando...losepasssssss...Pero ya un poco menos

Lourdes dijo...

Uy, si a mí me pasa igual. Como no me gustan los cambios, prefiero tener mi vida tranquilica y "asentá"...
Lo que pasa es que luego me aburro y tb quiero que haya algo nuevo. Pero no, porque cuando llega ese algo nuevo, algo que no controlo, me pongo atacá de los nervios y no me mola.

Y tranquila, guapa, si estamos en la mejor edad... Si lo sabré yo, que he mirado tu perfil, y somos de la misma quinta...
jejeje
:)
Un beso y gracias por tu comentario en mi blog.

Nacho dijo...

Yo prefiero sufrir las consecuencias de no ser hipócrita. Que son muchas y muy malas.

Aida dijo...

El mundo está lleno de hipocresía, pero no tienes por qué contagiarte. Vale más la autenticidad, aunque no siempre salga bien.
No sé por qué me da a mí, que tú de hipócrita tienes poco...
Un muaa!

cactus girl dijo...

NACHO, llevas razón, no ser hipócrita tiene consecuencias. Pero creo que el serlo también, porque más tarde o más temprano, en soledad o como quieras, te encuentras contigo mismo y con tu realidad.

Engañar a los demás es fácil, pero a uno mismo...eso ya es más complicado..

LOURDES, me alegro de verte por aquí compañera de edad!!! Jajaja y no te preocupes, si los bajones de la edad se me pasan en seguida!!

AIDA, algunas veces lo dudo...

Un beso gigante a los 3

hormiguita ana dijo...

la vida es un jeroglífico, hermana!!!

cuando estamos 'hastiados' queremos 'marcha', y cuando ya estamos hartitos de ésta, lo que queremos es, de nuevo, tranquilidad, paz, rutina....

y la hipocresía, queramos o no serlo, hinunda nuestras vidas, sobre todo en el trabajo o con amigos/conocidos/gente ''no cercana'' pero con la que hay que convivir.

no ser hipócrita con 'tu gente'' eso es lo sano! los demás....plim!!!

cactus girl dijo...

Eso de "tu gente" es un concepto muy amplio, hermana HORMIGA...

Un besete, como dice MariCuri

rockdelgo dijo...

que andas leyendo ultimamente??? además, el que no haya pecado de hipócrita alguna vez que tire la primera piedra... así de duro; lo mejor es que se va perdiendo con los años, creo yo, o así lo siento en mi pellejo
Un beso

JC. dijo...

Cactus, como diría alguno, la hipocresía es la ciencia exacta de saber decir, pensar y estar en cada momento en su sitio. Si hay que encogerse de hombros, pues se encoge uno y ya está. Que tiene uno que mover la cabeza como los perrillos antiguos que iban en las bandejas de los coches, pues la mueve uno. Lo que tiene uno que evitar a toda costa, es hacer lo que los demás quieran. estoy contigo lo de a mi plim. Besos y tú de hipocrita, creo desde mi modesto entender, nasti de plasti.

Janton dijo...

Todos nos "hipocresitizamos" un poco tarde o temprano, cosas de la vida y de las relaciones humanas, tan jodidas siempre...

Sin embargo, yo estoy con fiebre, no creo en absoluto que tú seas hipócrita!

Si el equilibrio me espera un poco más...quizá llegue a tiempo de alcanzarlo...