martes, 22 de abril de 2008

Cómo somos los Salinas...



Perdóname por ir así buscándote
tan torpemente, dentro de ti.
Perdóname el dolor, alguna vez.
Es que quiero sacar
de ti tu mejor tú.
Ése que no te viste y que yo veo,
nadador por tu fondo, preciosísimo.
Y cogerlo
y tenerlo yo en alto como tiene
el árbol la luz última que le ha encontrado al sol.
Y entonces tú
en su busca vendrías, a lo alto.
Para llegar a él
subida sobre ti, como te quiero,
tocando ya tan sólo a tu pasado
con las puntas rosadas de tus pies,
en tensión todo el cuerpo, ya ascendiendo
de ti a ti misma.
Y que a mi amor entonces, le conteste la nueva criatura que tú eras.


Pedro Salinas. La voz a tí debida

GRACIAS POR COMPLETARLO.

No hay ninguna canción que esté a la altura. Sorry.


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Toc, toc, ¿se puede?, entro en tu blog como quien se asoma por una puerta entreabierta a una casa ajena, soy pudorosa por naturaleza ¿qué le vamos a hacer? y todavía me cuesta escribir en vuestros blogs. Sólo decirte una cosa, mira la luz que se ve allá lejos, fíjate bien en ella y empieza a recorrer ese camino y aunque con dificultades llegarás a ella. Vaya me reclaman, y lo peor es que me he quedado casi a medias. Besetes

cactus girl dijo...

Gracias por entrar y no llames nunca más a "esta casa".

Y espero que nunca falten tus comentarios, sra. "anónima".

Un beso grande

a n a dijo...

ainssss...cactus, no sabes quién es la sra ánonima?

dime que sí!!!

y si me dices que no, cuando lo sepas, te alegrarás!!!

y... hazle caso.....

;-)

por cierto, preciosa poesía!!!

mari dijo...

Por favor, quién es la señora anónima?que termine de escribir su comentario que nos ha dejado a medias.
Qué misterio misterioso.

Ase me olvidaba, que bonita la poesía.

besos

cactus girl dijo...

Claro que sé quién es la anónima...por su prudencia la conocerás...

Si el equilibrio me espera un poco más...quizá llegue a tiempo de alcanzarlo...